El arte de opinar

El acto de opinar es algo muy curioso. Porque es algo que todos hacemos, pero hay que diferenciar el hablar de algo de dar una opinión, ya que además de articular palabras en la opinión se emite un juicio o una idea sobre eso de lo que se está hablando.  Y puede ser sumamente valioso o un desperdicio, depende de cómo se realice. Pero por sobre todo, si lo consideramos un arte lo más importante es que puede ser perfeccionado.

Además puede tomar muchas formas, casi tantas como personas que opinan. Sin embargo en esa diversidad podemos encontrar elementos en común, que nos permiten identificar perfiles.

Esto mismo fue lo que nos propusimos hacer, y enfocándonos en la forma de opinar frente a la calidad de productos y servicios, nos dispusimos a Identificarlos.

 

Como es costumbre en todo lo que hacemos (¡¡la investigación nos define!!) comenzamos definiendo cuatro variables:

  1. Nivel de atención que se presta a la calidad.
  2. Propensión a expresar la opinión.
  3. Si la opinión se expresa a quien tiene la capacidad de hacer algo sobre la calidad, o si se expresa a terceros.
  4. Si la opinión se expresa con fines constructivos o no constructivos.

 

Interpretando estas variables de forma binaria, pudimos reducir las dieciséis posibilidades matemáticas a 6 perfiles únicos claramente diferenciados.

Hoy te contamos qué tipo de opinador sos. ¿Estás preparado?

Indiferente

No se sabe muy bien si no te importa mucho la calidad o si te da lo mismo contestar o no, o si simplemente dejás la “barrita” en el medio porque “para qué la voy a mover”. Pero lo que importa es que siempre decís “Bien”, y el que espera tu respuesta se queda con las ganas de saber un poco más… de entender realmente qué pensás.

Tímido

Estamos seguros de que la calidad te importa, de que prestás mucha atención a lo que te sirven, a cómo te tratan, a la calidad de los productos. Pero tendés a no dar tu opinión. Quizás no te gusta hacer sentir mal al otro, o te da “cosa” tener que mostrar algo mal hecho,  incluso halagar algo bueno. O tal vez simplemente, no querés que por lo que digas reten a alguien o a lo mejor te hagan pasar un mal momento a vos.

Irascible

Sos alguien a quien la calidad le importa, y le prestás atención. Pero lo que te caracteriza es que te enojás tanto con eso que pasa cuando algo te disgusta en un negocio o con un producto que te transformás como Hulk y querés vengarte del que te decepcionó. Y vas derechito a las redes, a “prenderle fuego” para que aprenda a no meterse con vos otra vez. Vas a Facebook y lo subis al muro y a Google maps y le ponés media estrella. Tu lema es “Sólo la venganza me va a calmar”.

Enojoso

Te importa la calidad y querés que te atiendan bien, que te den buenos productos y servicios. Pero hay algo en tu manera de reaccionar frente a la frustración de no ser bien atendido, y es que, sin llegar a estallar, pesa más tu enojo que tu capacidad de decir lo que hubieras querido. En ese momento todo te molesta, y lo único que querés es que “al otro le quede bien claro” lo enojado o enojada que estás.

Justiciero

Prestás atención a cómo te atienden, porque la calidad te importa. Pero cuando te atienden mal en un negocio o te decepcionan con un producto lo que más te importa es avisarles a tus amigos lo que descubriste para que a ellos no los estafen, ni los engañen ni los decepcionen. Por eso lo primero que hacés es escribir, sacar fotos y mandarlo a todos tus grupos de whatsapp o en las redes, informando para que a otro no le pase. Y por supuesto cuando hay una buena noticia o algo para aprovechar ¡también les avisás!. Para que no se lo pierdan…

Comprometido

Te gusta la calidad, y también te importa dar tu opinión. Para hacerlo siempre buscás que esa opinión le sirva al local, para que puedan corregir lo que hicieron mal. Porque tenés una visión armónica y constructiva de tu participación y de tu opinión. Es la forma más constructiva de opinión, porque sólo cuándo ésta llega al local los dueños pueden hacer algo para mejorar eso que a vos te decepcionó. Y si tu opinión es buena, les ayuda a confirmar que están en el camino correcto.

Los resultados nos soprendieron con un perfil que no habíamos previsto, pero que como apareció lo vamos a agregar: el Fan.

Fan

A vos por sobre todo te gusta felicitar cuando te atendieron bien, cuando los productos son buenos, cuando el ambiente es lo que esperabas. Hablar de las cosas que estuvieron mal no es lo tuyo. Si pasó, ya está olvidado. Lo importante es felicitar, y hablar de todo lo bueno que recibiste. Y lo hacés personalmente en el negocio, o en las redes o con tus conocidos.

A la hora de perfeccionar el arte de opinar darla en el lugar adecuado hace que se transforme en calidad.

¡Gracias a todos los que participaron respondiendo a ¿Qué tipo de opinador sos?

Esperamos que te hayas divertido con la encuesta y al ver los resultados.

¿Y a vos que te parece? ¿te sentís identificado?

¿Todavía no sabes qué tipo de opinador sos?

2 comentarios sobre “El arte de opinar

  1. Pingback: Los opinadores - QReport

  2. Pingback: Los prosumers: nuevos agentes en el circuito del consumo - QReport

Los comentarios están cerrados