¿Qué es la calidad?

Todos coinciden en que es bueno tener calidad, que es bueno desarrollar calidad. Pero no hay una sola cosa que implique este término, sino varias. La calidad refiere superioridad o excelenci,a, y puede aplicarse a cualquier ámbito de la vida o negocio. Todo lo que uno realice puede hacerlo con calidad, que a su vez se basa en un elemento fundamental: el compromiso.

 Lo primero que debemos entender es que la calidad permite que se elabore un juicio de valor acerca del producto o servicio que se está brindando. Bien puede ser una calificación mala o buena pero siempre la hay. Es por ello que decimos que la buena calidad es excelencia y es valoración positiva a la cual se debe apuntar como comerciante.

 Como bien se explica anteriormente, la calidad es una construcción, que depende tanto del vendedor como del consumidor. Es decir, desde el comerciante comprometerse por proveer un buen producto y, por parte del consumidor, participar activamente en prestar atención a lo que consume y en dar un feedback acorde a lo recibido. Porque el producto es para el cliente, y él sabe lo que necesita. Por eso su opinión vale. Pero a su vez el comerciante la utilizará constructivamente para desarrollar un negocio cada vez más rentable y duradero en el tiempo.