Formas de optimizar tu negocio incorporando la valoración de tu entorno

¿Querés optimizar tu negocio? ¿Hacés algo al respecto? La respuesta es fácil… debería ser siempre un sí. Esto se debe a que, en los tiempos que corren, dependemos del consumidor y no podemos dejarlo de lado o no tratar de satisfacerlo. La optimización continua del negocio es algo que debemos buscar siempre. Como dueño, gerente, encargado o empleado, pero el objetivo siempre es el mismo.

No esperes a que te cambien por otra marca, ¡actua!

Pero… ¿qué es optimizar el negocio y qué implica? Es conseguir que algo llegue a la situación de mayor rendimiento de la inversión y por lo tanto que dé los mejores resultados posibles. Es buscar una actualización permanente para poder ofrecer lo mejor y de buena calidad en todo momento. Todo esto implica estar siempre orientados a satisfacer esas necesidades cambiantes e instantáneas de los consumidores.

Por eso te presentamos los siguientes “tips” para que tengas en cuenta a la hora de pensar tu negocio.

  1. No dejes pasar el tiempo. Es muy importante que sepas que cada segundo es una opinión más que podés recibir. El tiempo es la variable más cara, porque un problema que hoy es pequeño, más adelante se volverá grande. Porque no desaparecen espontáneamente, y siempre crecen. Por eso es importante que no esperes a situaciones límites.
  2. Estate atento a las necesidades y exigencias de tus clientes. Esto implica que busques un constante acercamiento a ellos, para que puedan expresar qué esperan encontrar en tu negocio. Tus clientes tienen preferencias respecto a las formas y características de productos y atención, y al no recibirlas o no poder pedirlas, cambian de marca o deciden consumir menos ese producto o servicio.
  3. Incorporará un medio de comunicación con ellos. Buscá siempre estar en contacto. Lo importantes es que generes y promuevas un contacto directo con ellos para que sientan la libertad de expresarte qué piensan de tu negocio a toda hora y a todo momento sin restricción alguna.
  4. Crea lazos firmes y duraderos. Lo ideal es no esperar que todo se transforme sólo en una venta, sino que sea tu cliente, que elija tu marca por sobre el resto. Dado que el mercado está colapsado de productos y servicios, dale un valor agregado que sume: tu respuesta, rápida y honesta.
  5. Aceptá todo tipo de crítica constructiva. Siempre que lo que te digan sea algo para mejorar, escuchar es algo que te ayudará a construir un mejor producto o brindar un mejor servicio.  A nadie le gusta que le digan que algo no está bien, pero la permeabilidad a las opiniones le agrega valor a tu negocio.
  6. Fomentá el comentario constructivo. Generá un canal de comunicación con tus clientes, en lo posible un canal privado, personal, sólo entre vos y él. Frente a tanta masividad y tanta red, que en definitiva es para el público que circula por ellas,  vos le brindás un espacio privado y lo escuchás con toda tu atención en ese canal.
  7. Evitá las críticas destructivas. Cuando te cruces con un consumidor que busca destruirte, en nuestro lenguaje un troll, no te pongas a la defensiva ni entres en su juego. Este tipo de acciones son una forma de acoso comercial. Y frente al acoso la mejor respuesta es no dar ninguna.  Si se quiere pelear, que se vaya a buscar otro contrincante. Tu mejor respuesta es trabajar sobre la calidad de tu negocio, y no enredarse en discusiones espúreas.
  8. Ahorrá dinero. Si no desperdicias el tiempo, que implica dinero, escuchás y te comunicás con tus clientes en tiempo real, te saltás un paso y  solucionás los problemas directamente antes de que aparezcan.
  9. Ahorrá esfuerzo. Al realizar cambios paulatinamente estás siempre “al día” con lo que el esfuerzo de solucionar problemas se reduce y podés dedicar tu energía simplemente a hacer crecer tu negocio.

Un comentario sobre “Formas de optimizar tu negocio incorporando la valoración de tu entorno

  1. Pingback: Filosofía de la construcción y la mejora continua - QReport

Los comentarios están cerrados